Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), declaró este jueves que, a pesar de que no hay una cifra total en pérdidas para las empresas, en un sondeo realizado a empresarios de Michoacán, Queretaro y Guanajuato se estimó que las pérdidas por la falta de combustible, al momento, ascienden a mil 250 millones de pesos “y contando”.

Asimismo, señaló que si bien respalda la decisión del combate al robo de combustible, la implementación del plan "ha adolecido de graves errores" y ha resultado "extremadamente dañina para la población en general y para las empresas"

De Hoyos Walther aseguró que una medida de esta naturaleza no debe tener repercusiones a la ciudadanía y que "no basta con tomar decisiones valientes".

Nunca más una medida, así sea implementada de buena fe, debe ejecutarse sin planeación, sin estrategia y poniendo en riesgo e infringiendo daño a los ciudadanos de bien", declaró.

La Coparmex afirma que las empresas afiliadas estiman que pueden absorber el impacto por la falta de combustible solamente esta semana, ya que los daños podrían agudizarse.

El empresario dijo que el uso de las pipas para repartir el combustible es una medida emergente y se debe volver al abasto por ductos. Además exigió que no se oculte información.

Exigimos también que no se oculte información, que no se trate de tapar la realidad con un dedo porque esto lo que ha generado es una falta de confianza en la información tardía e imprecisa que se ha generado desde el Gobierno federal y desde Petróleos Mexicanos en torno a la problemática".

El presidente de la Coparmex estuvo acompañado por los representantes de estados como Coahuila, Michoacán, Jalisco, Estado de México, Ciudad de México, Guanajuato, entre otros.